Salud

Cuidados fundamentales de los ojos en pacientes diabéticos

shutterstock_173814782
Escrito por Colaboradores

La retinopatía diabética, junto con el pie diabético y la nefropatía diabética, son algunas de las complicaciones más frecuentes de la diabetes. Por eso, SerDiabético habló con el Dr Tomás Castro Feijoó, Jefe de Cirugía, Retina y Catarata de la Fundación Zambrano.

¿Qué cuidados debemos tener los diabéticos con los ojos?
Deben realizarse exámenes de fondo de ojo periódicamente para detectar la presencia de retinopatía diabética.

¿Deben empezarlos apenas se les diagnostica la enfermedad?
El diabético tipo 2 debe hacerse un fondo de ojo al momento del diagnóstico. El diabético tipo 1 debe hacerse su primer fondo de ojo a los 5 años del diagnóstico. Esto es porque el diabético tipo 2 puede llevar varios años con la enfermedad, mientras que el tipo 1, al tener más sintomatología, suele tener un diagnóstico más temprano.

¿Cada cuánto tiempo debemos visitar al oftalmólogo?
Si en el examen de fondo de ojo no se encuentran signos de actividad, los exámenes deben repetirse una vez por año.

¿Qué es la retinopatía diabética?
La retinopatía diabética es una afección visual que se genera cuando los altos niveles de azúcar en sangre afectan los vasos sanguíneos de la retina, produciendo isquemia (falta de irrigación). Esto lleva a la formación de nuevos vasos sanguíneos que, de no ser tratados, sangrarán y pueden provocar un desprendimiento de retina.

¿A qué síntomas debemos prestar atención?
La retinopatía diabética muestra síntomas cuando la enfermedad ya está avanzada. Es por eso que es importante realizarse el fondo de ojo todos los años, aunque se presente ningún síntoma visual. Una vez que comienzan los síntomas, el más notorio es la visión borrosa o la pérdida de visión, que pueden estar producidos por edema macular, sangrados en el vítreo o desprendimiento de retina.

¿Cómo podemos prevenirla?
La mejor medida para evitar la retinopatía diabética es un estricto control de la diabetes, mediante dieta, ejercicio, y controles periódicos con el diabetólogo y el oftalmólogo. Una vez diagnosticada, el tratamiento para evitar su progresión es la fotocoagulación de la retina con láser argón. De esta manera eliminamos el tejido isquémico y evitamos la proliferación de vasos anormales. Cuando no se realiza la fotocoagulación a tiempo y la enfermedad llega a los estadíos más avanzados (sangrados vítreos y desprendimiento de retina) debemos recurrir a la cirugía de vitrectomía.

Sobre el autor

Colaboradores

Somos un equipo de profesionales relacionados con el universo de la diabetología. Médicos, nutricionistas, técnicos, expertos y mucho más, aquí escribimos nuestro aporte a SerDiabético.

1 Comentario

Dejar un comentario